ELIANE ACCIOLY
ESPAÑOL
TEXTOS
 
TEXTO


LOS REGALOS DE LA NOVIA 

Tradução de Alicia Mello

En el pasillo, los regalos de casamiento son presencia asustando a la madre de la novia; la espian, ella lo siente, y cada paquete tiene mil ojos, ora dulces ora malvados. Credo, murmura persignándose. La hija? Hhhuuummm, perdida en la luna de miel en isla de nombre complicado. Por no saber lengua extranjera la madre no consigue decir el nombre del lugar, punto que permanece para ella, en el limbo de los indecibles.

Después del huracán del casamiento - parientes hospedados, la fiesta - en la casa antes palpitante, sosiego triste. Otro dia ve los envoltorios todos juntos, formando la silueta de edificios altos como los del centro de la ciudad; escucha bocinas de coches; es testigo de una criatura siendo atropellada. Tomada de pavor se encierra en el dormitorio. Cuando su hombre llega de la lucha, no estan listas la mujer ni la cena.



LOS ATRAVESSADORES
Tradução de Alicia Mello


Travessía, en el archipiélogo Fernando de Noronha, una isla tan pequeña que podría ser tragada por un tiburón, es la tierra de los atravessadores, seres cujos cuerpos son de hijos de los mas variados: alumínio, plástico, ovillo de lana, cobre, hilos afectivos, y asta lineas de dibujos.
Los atravessadores se manifiestan de las formas más diferentes: Pueden aparecer como humanos, animales, ángeles, demonios, o como los ETs de Varginha.
Essos seres piensan, sienten, contruyen mitos y filosofias, son poetas y tienen ojos de recién nacido. El mundo que los rodea está listo hace mulenios, pero en cada mirada, para ellos un mundo nuevo se reviela.
Los atravessadores surgiron primero en dibujos, artesanatos y otras artes plásticas. Las palavras y textos son posteriores.



POEMA INÚTIL

Tradução de Norma Segades

Ser madre es atávico:
es más mar que tierra.

La leche materna, ballenas y delfines,
volcán y magma.

Ser madre es montaña tallada por grietas,
desierto entre uno o dos oasis.

Es una duna milenaria una isla volcánica
tallada en la lava.

Ser madre es ser tanto
y casi nada. 


LA MUERTE DEL GATO
Tradução de Alicia Mello

Encuanto el gato que me habitaba moria
(siete vidas astutas bien vividas ahora moribundas)
un espejo explota todo un planeta,
la noche oscura abate mi alma

¿que más en mi quebrando se desangra?

¿Como quedar sin las paredes
las hiedras y orejas-de-gato
las noches de celos vagabundos
las peleas y el malandraje
los gritos en las madrugadas
las travessias de calles?

¿Sin el vicio por sardina
sin las macetas floridas
derramando leche o agua?

¿Sin los mimos
sin las mañas
el ovillo erizado
y el sillón beige rasgado
de afilar veinte garras?

¿Cómo perder el poder
de hacer temblar y correr
las ratas y cucarachas?

La octava vida parte, lunar,
en trenzas negras y platas

Ningún príncipe para despertarme
(pero tampoco, ninguna torre
de donde ser libertada)

¿La gran muerte llegara?

La quarentena pasó
y los brotes de un verde tímido,
los vigías guardianos,
me expulsan de la ciudadela
gritando una noticia:

“¡Oiga el poeta a forjar un dia más
martilla la bigornia,
no sonidos de cristal, bien de bronce,
las palabras, estera de mil campanas
despertando entera una ciudad,
escucha!”

Un último suspiro
apaga la llama de la pena de mi
seco los ojos, abro cortinas y persianas
con la fuerza danzarina de manos y brazos,
e felina, (a esto no renuncio!)

desperezo frente a un Sol acojedor
la letargia si, espanto
en una cascada helada
(cosa que gato abomina)

me peino, cepillo los dientes
visto viejos pantalones
y descalza, me preparo para rodar
unas tantas millas más
por estrechas vigilias escarpadas, no mapeadas 

LA SORPRESA 

Tradução de Alicia Mello

El gato-maravilla que en mi murió
muchas veces retorna
cara redonda y invisible

Su sombra errante corre libre
en la nostalgia de bandos vagabundos
erizando las calles y paredes
de mi cuerpo

Entumeciente lábio de luna creciente
fijo sólo en aparencia,
rie de mi, Alicia,
prisionera de los contrários,
el país de los espejos
adonde me extravío

en la aprendizage banal y mágico
de ser sendo humana



LA MUERTE del MESTRE 

Tradução de Alicia Mello

Me enseñó de grietas de motañas,
del murmullo de los riberones,
a ordeñar vacas enquanto leíamos Kafka

a sobrevivir em casa costurera
feminina y desordenada
em medio a la bulla de tijeras y frufrú de telas

com él aprendi de cercas de mbrucujá,
de olores de hoja machucada
y de los mistérios gozosos
violetas y amarillos de la flor guardiana
de los instrumentos de la pasión

Tuvimos lecciones de caminar descalzos
en caminos pedregosos,
correr en la playa y surfar el mar

Vivimos las artes del amor
y los peligros de las curvas humedades
en el calor y frescura de mi cuerpo
al ritmo del de él fundiendose

Juntos apreciamos aguardiente,
conocimos vino blanco, tinto, rosado
y despreciamos en la copa la borra del congnac

Viajamos por las diferencias entre el desierto
las estradas de tierra y el asfalto
de las calles apiñadas de las ciudades

Un dia, sin embargo, él que jamás me dejaría
extiende un mapa sobre sus rodillas

le pregunto: ¿“Mapa de que?”

“Una cartografía de personas muertas,” me dice
apuntando como quien no quiere nada:

“Este punto rayado aquí abajo, soy yo”

parecia Kafka a ordeñar una vaca

En seguida, como quien no quiere nada,
coloca el mapa bajo el brazo, como se baguete,
y sin otra palabra se va
sin darse vuelta, un tanto claudicante

En dias-noche zambullo
en tristeza, la más trágica de las criaturas:
el Sol jamás retornaria,
el Mestre lo llevara, como al mapa

Cuando, entonces, contra mi voluntad el Sol renace
se prende la luz de una parcela mia
que quedaba más alla y, como quien nada quiere,
me humanizo otro poco

Me percibo menos alegre, más desasosegada y
una inquieta incerteza cuando descubro:

a partir de entonces, nadie más me guiaría